“Insular” y el internet.

25695489

A Luis Reséndiz-persona no lo conozco, pero a Luis Reséndiz-personaje, sí. Me explico: nos seguimos en twitter. A él lo sigo porque fue retuiteado en numerosas ocasiones por cuentas a las que yo seguía y él me sigue porque… bueno, lo ignoro. Así son las redes sociales. El punto es que como estamos conectados por el internet, puedo ser testigo en tiempo real de ciertos eventos o piensos o sientos o sentipiensos de su vida; los que elija compartir. Sucede que, en otro tiempo, todo lo que uno podía saber referente al autor de los libros que leía eran las palabras que dejaba escritas en sus textos y la fanboyeada tenía como límite lo que uno pudiera imaginar de aquel/aquella que escribía. Luego llegaron los medios masivos de comunicación, como revistas y televisión, y gracias a ellos podíamos leer entrevistas, ver fotografías de ellxs en fiestas, etc.

Ahora con el internet es todo diferente. Ahora, si el autor así lo decide, podemos saber desde qué come hasta quién le rompe el corazón o sus opiniones sobre la legalización de la marihuana o la mejor pizza de Cholula. Podemos insultarlx en el momento que decidamos y recibir un insulto de vuelta. O podemos mandarle una foto con la copia de nuestro libro y recibir un “gracias por leer” y que nuestro corazoncito de fan de infle un poco. O hasta ligárnoslx. O que nos ligue. A una amiga, cierto autor mexicano que ella admira la comenzó a seguir y le hizo comentarios chuleándole sus piernas. Un maestro que tuve le escribió a Noam Chomsky y él le escribió de regreso. Está el caso también de Alberto Chimal, que hasta ask.fm tiene. Las posibilidades son infinitas. El acercamiento entre autor-lector ha aumentado radicalmente gracias las nuevas distancias que producen las redes sociales. Y no sólo eso, este acercamiento también ha llevado a la posibilidad de descubrir y difundir nuevos autores que, en otros tiempos, quizás no hubieran logrado que los leyeran.

Menciono esto porque yo decidí comprar “Insular” después de haber leído textos y tweets de Reséndiz por internet y darme cuenta que como escritor, seguro valdría la pena. Lo leí por primera vez con una nota que escribió criticando la frase “el cambio está en uno mismo”, a pocos meses después de la masacre en Ayotzinapa. Después de eso, comencé a leer sus reseñas en cine. Ahora leo sus tuits, principalmente, y en ocasiones yo me río de lo que él escribe y en ocasiones él lo hace con lo que yo escribo y alguna vez hasta me ha cuestionado alguna idea. Primero conocí a su personaje en internet y luego, lo conocí a él como autor. Cuando termine de escribir esta reseña, posiblemente pueda decirle “hey, escribí algo sobre mi experiencia con tu libro” y él me pueda responder. Esto no hubiera sido posible hace 10 años y es maravilloso.

(Por supuesto, todo esto también tiene interesantes repercusiones para los autores, pero sobre esto ya han escrito otras personas mejores cosas de las que yo podría ahorita y recomiendo leerlos a ellos. Por ejemplo, José Miguel Tomasena con este y este y este texto).

Ahora bien, sobre el libro: Los ensayos están escritos de una manera soberbia, alternando entre anécdotas, descripciones de hechos históricos o reflexiones personales. Hay momentos donde no sabía si lo que estás leyendo es ficción o realidad (como en Temporis Interrupto, una chulada) y otros donde se me escaparon lagrimitas (como en Postal de la Primaria). No me atrevería a decir que, como dice en su descripción de Goodreads, “abordan la angustia, desidia y neurosis del hombre del siglo XXI”, porque creo que en “Insular” hay mucho más que eso. Sí, claro, hay angustia millenial (?), como en Las Penas con Panini son buenas. Pero también hay anécdotas que trazan en su fondo aspectos ocultos de la personalidad del mexicano (Delfines de Coatzacoalcos), o simpáticas reflexiones sobre la cotidianidad (De la nomenclatura humana). De cualquier forma, en todo momento los 15 ensayos del libro parecen estarte hablando a ti directamente, como cuando te sientas a platicar con un desconocido y terminas aprendiendo nuevas cosa de ti. Y eso tiene un efecto poderoso. “Insular es un espejo radiográfico, en el que el autor y el lector se enfrentan y se descubren como el hombre que vuelve del naufragio y encuentra su reflejo perdido.” dice la descripción en Goodreads del libro y creo que tiene razón.

Concluyo: “Insular” no es sólo un libro que vale la pena leer por su (gran) calidad, sino por las posibilidades que ofrece de ser mucho más que un e-book.

Además está bien barato ($49), te llega de inmediato y eso se agradece.

Lo pueden comprar aquí.

Advertisements

One thought on ““Insular” y el internet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s